Hace dos años cuando todo parecía oscuro y no había certezas sobre el COVID-19, este enfermero de la Dirección de Emergencias de la provincia, decidió continuar salvando vidas, a costas de entregar la suya. Fue de los primeros trabajadores en contraer la enfermedad, ser intubado, pero salió adelante y hoy recibió un reconocimiento nacional y provincial por ello.

La historia de Walter tuvo trascendencia nacional y fue reconocido por su labor en la Federación de Asociaciones de Trabajadores de la Sanidad (FATSA), tras la presentación que realizó el legislador y presidente de ATSA, René Ramírez.

En este marco, el ministro de Salud Pública, doctor Luis Medina Ruíz, dijo: “Walter pasó la enfermedad y durante esto, cuando estuvo intubado y con respirador, pedía a Dios que ilumine a los médicos y al personal, y poder volver a trabajar, abrazar a sus compañeros, seguir ayudando. Es un momento muy emotivo, él es un modelo de vida para que nos oriente hacia dónde tenemos que ir. Somos conscientes de que hay muchos héroes en el Sistema de Salud; incluso al principio cuando no había vacunas, y que no sabíamos la evolución que podía tener la enfermedad, nuestra gente estaba ayudando a los demás”.

Es así que, destacó el titular de la cartera sanitaria, en la figura de Walter reconocieron al personal del 107 y a todo el personal sanitario, tanto público como privado, porque trabajaron codo a codo para la población.

“Sabíamos que muchos de nosotros quizás no íbamos a sobrevivir. Y por eso son héroes, porque conscientes del peligro, dan un paso adelante y hacen lo que tiene que hacer. Debíamos estar al lado de la gente, acompañando y protegiendo a todos los tucumanos. Tomamos las decisiones que creímos correctas y hoy mirando para atrás, vemos los resultados. Ahora es momento de reconocer, agradecer, felicitar, a cada uno de nuestros trabajadores de la salud que estuvieron en cada lugar, desde la admisión, vigilancia, limpieza, terapia intensiva, ambulancia, en todos los lugares, todos estaban arriesgándose”, sostuvo el funcionario.

Luego, el legislador Ramírez resaltó que Oviedo es un ejemplo de vida, de lucha: “Me siento orgulloso como enfermero poder reconocer en él esta tarea. Llevamos su historia a la FATSA a nivel nacional y fue premiado como el héroe de Tucumán en la pandemia, y en él a todos los trabajadores. De él aprendimos el valor que tiene la vida, a veces no tomamos dimensión y nos hacemos problemas por cosas pequeñas”.

En primera persona

“Este premio va para mis compañeros del 107, los choferes, enfermeros, médicos, para mi madre que murió por COVID y no pude despedirme de ella. Estoy contento de que sigamos creciendo. La Dirección creció mucho y es el orgullo más grande que tengo”, sintetizó emocionado Walter.

Y no dejó de acordarse de sus dos médicos de cabecera: “El doctor Montaner como cardiólogo, y la doctora Sandra Figueroa como neumonóloga; ellos me atendieron, me acompañaron y apoyaron. El COVID sigue su proceso por dentro porque todavía tengo algunas secuelas, pero lo importante es que mi corazón es grande. En la asistencia pública tengo 31 años de servicio, aquí trabajo desde el 2004. Me convocaron una vez por capacitación y ahí quedé. Pude capacitar a muchos de mis compañeros médicos, muchos jóvenes estudiantes de medicina que hoy son médicos, quienes me atendieron”.

Por último, el titular de la Dirección de Emergencias de la Provincia, doctor Francisco Barreiro, señaló: “No hay nadie que no lo quiera a Walter en la Dirección de Emergencias. Sobre todo es una buena persona, creo que es uno de los calificativos más importantes. El hecho de que haya padecido el COVID y haya estado grave, en ese momento, todos pensábamos que no saldría adelante, pero nos marcó un camino, un rayo de esperanza porque vimos que podíamos luchar contra el COVID”.